jueves, 29 de diciembre de 2011

Música: Harry Belafonte, el rey del Calypso

Harold George Belafonte, más conocido por Harry Belafonte (nacido el 1 de marzo de 1927 en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos) es un músico, actor y activista social de ascendencia jamaicana, conocido como “el Rey del calypso” por haber popularizado este estilo musical caribeño de la década de los 50 del pasado siglo. Su canción más conocida es Day-O (Banana boat song), -que aquí presentamos-, la cual forma parte de la banda sonora de la película Beetlejuice, de Tim Burton. Por fuera de su carrera musical es un connotado luchador por los derechos humanos y distintas causas sociales. Desde el año 1987 fue nombrado embajador de UNICEF, ocupando su labor en los derechos de los niños africanos. En 2001 inició una campaña contra el SIDA en Sudáfrica. A modo de homenaje a su obra, tanto musical como social, presentamos aquí un artículo de Liomán Lima, que gentilmente nos hiciera llegar.

La mejor canción de Harry Belafonte

Liomán Lima

Gina Belafonte cree que hay hombres anónimos que han cambiado el mundo y lo siguen cambiando cada día, desde el silencio. También piensa que la Historia verdadera no es la de los libros, ni la que se cuenta oficialmente, o aparece en las grandes películas y biografías. Por eso, cuando su hija cumplió siete años, la atormentaba la idea de cómo se recordaría el legado del abuelo cuando fuera adulta.

Un biógrafo tal vez diría que Harry Belafonte es solo un músico y actor de ascendencia jamaicana, conocido como “el rey del calypso” y nacido en Nueva York en 1927; un historiador de izquierda probablemente resaltaría su compromiso social o activismo civil, las luchas contra la discriminación, la causa junto a los más pobres; mientras un cineasta obsesionado por los biopics quizás le interesaría resaltar los conflictos, errores, amoríos y meteduras de pata de su vida.

“Por eso para mí era importante rescatar quién fue realmente mi padre, como un todo, como el ser humano que es. Me parecía que esa podía ser una forma de dejar una huella, tal vez una inspiración, para mi hija y también para las generaciones venideras”, confiesa Gina Belafonte, que llega a La Habana para presentar en el Festival Sing the song, un documental basado en la vida, obra, pasiones y obsesiones de su padre, desde sus inicios en el activismo, el teatro, la música y el cine, hasta su consagración como una de las estrellas del espectáculo y la política en Estados Unidos.

Dice que aún no se ha recuperado de la travesía: “fue un viaje de casi seis años por la carrera de Harry y confieso que yo misma quedé sorprendida, no solo como hija ante las aventuras de mi padre, sino como ser humano, porque comprendí que su historia era también la de mi país, y había muchas cosas que no eran como me las habían contado hasta ese entonces.”

Susanne Rostock, la directora, también cree que Sing the song es de esas cintas que permite conocer una realidad otra, desde la visión de uno de sus testigos: “varias veces he dicho a los espectadores durante las presentaciones que están a punto de embarcarse en un recorrido por la historia que ellos creen conocer. Yo también aprendí que es necesario rescatar ejemplos como los de Belafonte, para demostrar que pequeños gestos pueden trastocar todavía el orden de las cosas.

“La juventud hoy sigue creyendo que puede cambiar el mundo, que pueden ser la diferencia. Ahí están los Indignados, o los muchachos que han ocupando Wall Street. Pienso que este filme se une a esos movimientos en el camino de la esperanza, de la confianza en el futuro, de que sus acciones no están cayendo al vacío”, asegura Rostock.

Para ella, que lleva más de 40 años en el mundo del cine, acercarse a la vida de Belafonte fue una de las experiencias más importantes de su carrera. “Hay gente cuya vida es un testimonio, y hay otros que debemos encargarnos de hacer que ese testimonio no acabe con la persona. Por eso sentí que el proyecto del documental podría ser la experiencia profesional más emocionante de mi vida. Y finalmente lo fue.”

Fotos antiguas, fragmentos de viejos conciertos y películas, entrevistas de antaño y de ahora, momentos de entretenimiento y de reflexión, y sobre todo, altas dosis de la música que llevó a Belafonte a los predios de la fama se podrán encontrar en el documental, éxito de público y crítica en festivales por todo el mundo, que se presentará hoy a las ocho de la noche en el cine La Rampa.

“Pienso que el éxito de la película responde a que captura la esencia de un hombre que siempre practicó lo que predicó, dice Gina Belafonte. “Espero que las personas que lo vean encuentren en él un motivo para levantarse por lo que creen, para ir más lejos, o más hondo, para al final comprender que una sola persona -tú, yo, cualquiera- puede ser motivo de esperanza, de inspiración, si cree en lo que defiende. Tal vez esa sea la mejor canción que Harry compuso con su vida: demostrarnos a todos que aún estamos a tiempo para cambiar el mundo.”




Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.