jueves, 10 de octubre de 2013

Música: La llamada “música clásica” más popular

Argenpress Cultural

En la Europa de los siglos XVIII y XIX se produjo música académica de enorme valor estético. Sería imposible decir que es “la mejor”, pero sin dudas su elaboración es particularmente refinada, de gran profundidad técnica y expresiva.

Ahora bien: por razones políticas y económicas, como dominadores de buena parte del mundo para esos siglos, los europeos impusieron su modo cultural por todo el orbe. Tan es así que hoy, cuando ya podemos decir más claramente que no existe “la mejor” música -así como no hay una “mejor” cultura que otra- hablar de “música clásica” sigue siendo sinónimo de “la más exquisita, la más refinada”.

No caben dudas que toda esa producción musical (barroca, clásica, romántica) es maravillosa. Pero no podemos decir, de ningún modo, que es lo más alto que haya creado el espíritu humano. Es una expresión entre tantas, muy elaborada, magistralmente articulada. Es bella, por supuesto; pero ¿quién puede decir que es “mejor” que un chamamé correntino, una salsa o una bachata caribeñas, o que un canto tribal africano?

Lo que sí es evidente, es que, imperialismo cultural mediante, se ha impuesto como sinónimo de “cultura” (una mal entendida definición de cultura, por supuesto). Y por cierto muchas de esas composiciones se hicieron obligados lugares comunes en cualquier audición musical. Sin dudas, se hicieron populares.

Hoy, sin el más mínimo ánimo de mantener esa idea de superioridad, presentamos algunas de esas partituras devenidas célebres, muy conocidas, posibles de ser escuchadas en cualquier lado además de en un teatro: en una sala de espera médica, en la radio, como fondo de una publicidad, para presentar un acto escolar, como ringtone en un teléfono celular.

De entre tantas obras conocidas, seleccionamos algunas, quizá las más populares:

1. Toccata y fuga en re menor, de Bach


2. Aleluya, del Oratorio El Mesías, de Haendel


3. Allegro inicial de La primavera, de Las Cuatro Estaciones, de Vivaldi

4. Marcha turca, de Mozart


5. Allegro inicial de la Pequeña música nocturna, de Mozart


6. Marcha nupcial, de Mendelssohn


7. Marcha fúnebre, de Chopin


8. Danza húngara N° 5, de Brahms


9. La donna è mobile, de la ópera Rigoletto, de Verdi


10. Marcha de los toreadores, de la ópera Carmen, de Bizet


11. Para Elisa, de Beethoven


12. Oda a la Alegría, cuarto movimiento de la Sinfonía N° 9, en re menor, de Beethoven


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.