miércoles, 25 de junio de 2014

Música: Desde el África, la música y la danza senegalesas

ARGENPRESS CULTURAL



Tanto la música como la danza son una parte vital de la vida en Senegal, África. El más destacado entres sus bailes es el Sabar.

En Senegal se escucha música donde quiera que se esté, en los mercados, en los vehículos que pasan, en la playa, en los restaurantes. Se puede sentir las vibraciones en el suelo y el zumbido de los tambores en el aire por todas partes. La música es muy importante en la vida cotidiana de los senegaleses.

La base de toda la música de Senegal es tradicional, y su música tradicional puede ser la base de mucha de la música del mundo occidental.

Una de las formas esta música tradicional se basa en un sistema de percusión polirrítmica, y el gran protagonista es el tambor. Dicho tambor tiene una sola cara, con las tiras de cuero fijadas en la base. Normalmente se toca con una mano y la otra se utiliza para modular el tono apretando la carcasa.

Existe una gran cantidad de música tradicional que sigue sonando en la vida cotidiana en este pequeño país africano. Otro ejemplo es el Yela, que data de la época del antiguo imperio, anterior a la colonización de Senegal. Los reyes senegaleses lo utilizaban para llamar a la población para que acudiera a los eventos importantes. El Yela es la música de las mujeres, ya que imita el sonido que hacían al golpear el grano. El Yela fue escuchado por Jimmy Cliff durante su visita a Dakar, la ciudad capital, y tiene fama de ser la principal influencia para el desarrollo del reggae en el Caribe.

Muchos son los pretextos para organizar una fiesta de baile: después de la victoria en una competición de lucha senegalesa, al terminar la temporada de cosecha, o un bautizo. Este tipo de fiestas significan una magnífica oportunidad para los solteros, amigos y amantes para reunirse y bailar.

Senegal ha sido poblado por varios grupos étnicos en toda su historia. La danza y música se documentaron por parte de los europeos conquistadores por primera vez en el siglo XVII, que es la fecha que consta en los primeros registros escritos que describen los tambores acompañando la danza recreativa en la lucha libre y actividades bélicas. Los golpes de tambor se pueden escuchar a kilómetros y se utilizaban también para la comunicación entre las tribus.

Escuchemos aquí algunos ejemplos tantos de Sabar (los dos primeros) como de Yela (los dos últimos):











Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.